Nuevo videoclip: Nadie es de nadie

16 12 2009

Os dejamos el último videoclip, realizado en las playas de tarragona.

Anuncios




Punto H: 10.000 Puertas disponible

31 10 2009

Ya está disponible 10.000 Puertas en libre descarga.

www.hhdirecto.net nos ha dedicado un elaborado artículo para su portada, esperamos que lo disfrutéis.

2012





El precio de la verdad

13 08 2008

Descubierta una Verdad y toda la utilidad que conlleva aprender a usarla, aparecen diversos tipos de corrientes, o ramas, que se alejan paulatinamente del concepto clave, creando capas y capas de especulaciones que convierten lo sencillo en algo sibilino y tortuoso. Esto es lo que actualmente está pasando con todas esas ramas pseudo-místicas que se nutren de una verdad, y nunca mejor dicho.

Dado que es propio de la naturaleza humana interpretar las cosas según su punto de vista, y a menudo de formas extravagantes, somos capaces de corromper una idea muy útil hasta convertirla en basura, y en casos excepcionales, en un gran negocio.

Precisamente esto es lo que ocurre con la “Ley de la atracción”. Quienes no hayáis visto la película de “El secreto” os diré que se trata de una Gran Verdad (algo así como la clave para ser feliz), una Gran Verdad convertida en el negocio de unos pocos, y esto es una lástima. Me recuerda a un anuncio donde ensalzaban al ser humano por todos sus logros a lo largo de la historia. Tras un minuto de bellísimas y emocionantes escenas aparece un tajante y friolero logotipo: “Repsol”.

El sensacionalismo es la herramienta por excelencia, todos la usamos. El problema es cuando llega a cotas tan altas, que el pobre ignorante engulle todo lo que le dicen y no lo pone a prueba. Si los mismos autores del documental “El secreto” afirmasen que el fin del mundo llegará en pocos meses, “El ignorante” entrará en un estado de miedo muy profundo.

Ya sabemos una forma de actuar, y es convirtiendo una Verdad en negocio mediante el sensacionalismo. Pero hay otra forma más espeluznante. Si te metes en Youtube y pones en el buscador “Secreto”, “ley de la atracción” o algo por el estilo, no te sorprendas de ver la cantidad de gente que quiere aprovecharse de aquellos que carecen de criterio propio.

Esta muy de moda eso de ser un “guía espiritual”, un “coach” como ellos lo llaman, un médium entre la cuenta bancaria del “aprovechado” y la cuenta bancaria del “ignorante”. Esta gente ha visto el negocio, y rápido ha reaccionado. Porque claro está, todo es muy bonito, todo es amor, un amor que se vende en cursos de casi 1000 euros, y esto desde mi punto de vista, empobrece la verdad de la que se quieren nutrir. Sin mencionar el hecho de que dejarse en manos de otros, es simplemente aceptar no verte capaz de hacer las cosas por ti mismo.

Ojo, en ningún momento he dicho que este tipo de personas estén mintiendo, incluso dentro de la película “El secreto” hay verdaderos propulsores de la Verdad, grandes autores o físicos reconocidos internacionalmente. Lo que digo, es que con saber lo necesario, basta para empezar a caminar. Menos sensacionalismo y más contenido. Menos cursos de precios desorbitados, y más libros con un precio simbólico. Menos guías espirituales, y más autoconfianza. No más verdad en cuentagotas. Se tu propio líder espiritual y separa la paja del trigo.

Separarás la tierra del fuego, lo sutil de lo espeso, suavemente, con gran industria. Tabla de Esmeralda

Algo tengo muy claro, aquel que busca desesperadamente encontrar la verdad bajo la influencia de otra persona, jamás lo logrará. Tú eres tu mejor empresa.

La verdad, no tiene precio.

La verdad, no tiene precio.

Etiquetas: , , , ,





La superficie del mar

30 07 2008

Un viejo pescador decide poner rumbo por alta mar con sus dos hijos para que así aprendan el oficio de su padre.
Tras un laborioso y fructífero día de pesca, el padre se sienta con su hijo mayor en un saliente de la proa y empiezan a contemplar juntos el inmenso mar.
-¿Que ves delante tuyo, hijo? -Preguntó el padre.
-Pues… mar… -Respondió a lo que para él era una evidencia.
-¿De veras sólo puedes ver mar tras haber estado tres días seguidos pescando conmigo? -Insistió.
-Sencillamente solo veo un mar y su ligero oleaje.
-Debe ser que aun ves con los ojos…- Dijo el padre mientras agachaba la mirada y se quedaba pensativo unos segundos.
-Mañana cuando tengamos un descanso, -Añadió -lleva a tu hermano pequeño a proa y hazle la pregunta que yo te he hecho a ti.

Pasó un día y el joven se quedó con su hermano en proa observando la puesta de Sol.
-¿Qué ves delante tuyo? -Preguntó a su hermano de seis años.
-Pues hay agua… pájaros, nubes, un sol… -Contestó
-No sé de qué me sirve esta respuesta -Musitó el hermano mayor. Sin embargo el hermano pequeño seguía hablando entusiasmado aunque nadie le prestase atención.
-Tiburones, ballenas… ¡Ah! ¡Y una sirena!… Y también, y también… ¡Un barco pirata hundido!, peces, cangrejos… ¡Veo muchísimas cosas!

El padre apareció subiendo por las escaleras que descendían hacia el camarote, a tiempo para escuchar el final de la conversación.
¿Quien crees que ve más de los dos, hijo mío? -Preguntó al hermano mayor con una sonrisa en la boca.

Muchas veces creemos vivir en una realidad que no es la nuestra, una especie de “Matrix”, pero a la inversa.
A la inversa porque en vez de tener la sensación de que debe de haber algo más de lo que podemos ver, tenemos la sensación de que hay menos de lo que realmente hay, me explico. Encendemos la televisión a la hora de comer y nos tragamos media hora de noticias donde nos informan de la actualidad, y la actualidad es: Violencia de género, crisis española, accidentes de tráfico, ETA y fichajes de fútbol. De vez en cuando se cuela alguna noticia de cultura, así que por diferencial supongo que lo anterior es menos cultural y más morboso.

Entonces nos olvidamos de apagar esa caja que nos transmite la “actualidad” y empieza un documental. En el documental ya pueden hablar de la cura del SIDA, de la expansión del universo, de nuestro poder mental, de descubrimientos que pueden cambiar el rumbo de la humanidad, ya pueden hablar de la fórmula para ser felices… Que en cuanto acabe el documental, volveremos a la crisis, a hablar de fútbol y a maldecir a los políticos. Si de mí dependiera, llamaría a los documentales informativos, y a los informativos documentales, pues sólo hablan de fauna.

Esto es una reflexión de madrugada mientras miraba el despertar de la ciudad de Madrid… Y pensé: con la cantidad de cosas fascinantes que existen delante nuestra, y la sociedad tiene el alma muerta, como cuando creces y sólo ves la superficie del mar.

¿Y tú qué opinas?